LOS EE.UU. DE LA DESIGUALDAD

Relator de la ONU “sorprendido” de la pobreza profunda en los Estados Unidos

 

El viernes, el Relator Especial de las Naciones Unidas Philip Alston publicó un informe sobre la pobreza y los derechos democráticos en los Estados Unidos titulado “Declaración sobre la visita a los Estados Unidos”.

En 1831, el intelectual y diplomático francés Alexis de Tocqueville viajó a los Estados Unidos y compiló notas sobre lo que vio, y publicó un informe optimista titulado Democracia en América. Ciento ochenta y seis años más tarde, Alston, un académico australiano y profesor de la Universidad de Nueva York, viajó a través de un país en medio de una catástrofe social. Su informe bien podría llamarse Indigencia en América.

Recientemente, Alston concluyó su viaje por California, Alabama, Georgia, Puerto Rico, Virginia Occidental y Washington DC, visitando barrios obreros y hablando con expertos y funcionarios locales.

“He visto y oído muchas cosas en las últimas dos semanas”, escribe. “Me encontré con mucha gente que apenas sobrevivía en Skid Row en Los Ángeles. Fui testigo de cómo un oficial de policía de San Francisco le decía a un grupo de personas sin hogar que siguieran adelante pero no tenían respuesta cuando se les preguntó a dónde podían mudarse. Escuché cómo miles de personas pobres obtienen avisos de infracciones menores que parecen estar intencionalmente diseñados para explotar rápidamente en deudas impagables, encarcelamiento y reposición de arcas municipales, vi patios llenos de aguas residuales en Estados donde los gobiernos no consideran que las instalaciones de saneamiento sean su responsabilidad, vi gente que había perdido todos sus dientes porque la atención dental para adultos no está cubierta por la gran mayoría de los programas disponibles para los muy pobres, escuché sobre el aumento de las tasas de mortalidad y destrucción familiar y comunitaria provocada por la adicción a medicamentos recetados y otros, y me encontré con personas en el sur de Puerto Rico, viviendo al lado de una montaña de cenizas de carbón completamente desprotegidas que les llueven encima, trayéndoles enfermedad, discapacidad y muerte”.

 

los EE.UU. de la desigualdad5

Pareja transita por el Sky Room de los Angeles – California

 

Su conclusión es que el gobierno no reconoce “los derechos que protegen contra morir de hambre, morir por falta de acceso a atención médica asequible o crecer en un contexto de privación total”.

Cuarenta millones de estadounidenses viven por debajo del umbral de pobreza oficial, con 18,5 millones viviendo en la pobreza extrema. La tasa de mortalidad infantil en los Estados Unidos es la más alta en el mundo desarrollado. La obesidad está desenfrenada. Estados Unidos ocupa el 36° lugar en el mundo en acceso a agua y saneamiento. Su índice de encarcelamiento es el más alto del mundo. La pobreza juvenil es casi el doble que en el resto del mundo industrializado. Las “enfermedades tropicales desatendidas” son “cada vez más comunes”.

El anquilostoma se está extendiendo en áreas pobres de Alabama ya que las aguas residuales fluyen abiertamente a través de hogares y calles. Estados Unidos ocupa el lugar 35 entre 37 todos los países industrializados en términos de desigualdad y pobreza.

El informe de la ONU sugiere que la pobreza y la desigualdad son el producto de la dominación del sistema político por parte de una oligarquía corporativa. “Las sucesivas administraciones, incluida la actual, han rechazado decididamente la idea de que los derechos económicos y sociales sean derechos humanos completos”, señala Alston.

 

los EE.UU de la desigualdad

Su declaración comienza:

“Mi visita coincide con un cambio dramático de dirección en las políticas de los EE.UU. relacionadas con la desigualdad y la pobreza extrema. El paquete de reforma fiscal propuesto establece la apuesta de Estados Unidos por convertirse en la sociedad más desigual del mundo y aumentará enormemente los ya altos niveles de riqueza y desigualdad de ingresos entre el 1 por ciento más rico y el 50 por ciento más pobre de los estadounidenses. Los recortes dramáticos en el bienestar, presagiados por el presidente y por el presidente de la cámara, Ryan, que ya comienzan a ser implementados por la administración, esencialmente destruirán dimensiones cruciales de una red de seguridad que ya está llena de agujeros”.

El informe señala que a nivel federal, las propuestas para reducir Medicare serán “desastrosas”. La financiación insuficiente del Programa de Seguro Médico para Niños (CHIP) “tendrá efectos [devastadores] en la salud de millones de niños pobres”. Si los fondos para los Centros Federales de Salud Calificados (FQCH) se eliminan, “9 millones de pacientes podrían perder el acceso a la atención primaria y preventiva”.

Alston describe una situación en la que la policía, los tribunales y las agencias públicas tratan a los trabajadores empobrecidos como criminales. “En muchas ciudades y condados, el sistema de justicia penal es efectivamente un sistema para mantener a los pobres en la pobreza mientras se generan ingresos para financiar no solo el sistema de justicia, sino también otros programas diversos”, escribe.

 

costos de la desigualdad

 

Más de 730.000 personas están en la cárcel, “de las cuales casi dos tercios están esperando juicio, y por lo tanto se presumen inocentes”. El gobierno determina las fianzas a niveles extremadamente altos, “lo que significa que los acusados ricos pueden asegurar su libertad, mientras que los acusados pobres es probable que permanezcan en la cárcel”.

Las políticas policiales intrusivas para el bienestar, los cupones de alimentos y otros beneficios públicos incluyen forzar a los trabajadores a someterse a pruebas de drogas, inspecciones en el hogar y otros procedimientos humillantes.

“Las llamadas a la reforma de asistencia social se llevan a cabo contra un constante repicar de acusaciones de fraude generalizado en el sistema”, escribe Alston. “El contraste con la reforma tributaria es instructivo. En ese contexto, se confiere una inmensa fe en la buena voluntad y el altruismo de los beneficiarios corporativos, mientras que con la reforma de la asistencia social se aplica lo opuesto”.

Alston rechaza la noción de que la pobreza sea principalmente un problema racial. “Los pobres”, dice, “se supone abrumadoramente que son personas de color, ya sean afroamericanos o ‘inmigrantes’ hispanos. La realidad es que hay 8 millones de blancos pobres más que negros … El rostro de la pobreza en Estados Unidos es no solo negro o hispano, sino también blanco, asiático y de muchos otros colores”.

La pobreza infantil está muy extendida en todas las razas: “Contrario a los supuestos estereotípicos, el 31 por ciento de los niños pobres son blancos, el 24 por ciento son negros, el 36 por ciento son hispanos y el 1 por ciento son indígenas”.

Las condiciones de los nativos americanos, ignoradas por Black Lives Matter y otros grupos de políticas de identidad, son particularmente deplorables. En la Reserva de Pine Ridge en Dakota del Sur, las condiciones son “comparables a las de Haití … Se han perdido nueve vidas allí por suicidio en los últimos tres meses, incluido un niño de seis años. Sin embargo, los programas financiados con fondos federales destinados a la prevención del suicidio han sido desfinanciados”.

El crecimiento de la desigualdad ha “socavado constantemente” las formas democráticas de gobierno, escribe Alston. De hecho, la democracia es incompatible con los esfuerzos de la clase dominante para expandir y proteger su riqueza a expensas de la clase trabajadora. Este proceso no es accidental, sino el producto de las políticas implementadas por los dos principales partidos capitalistas, cuyo objetivo en las últimas décadas ha sido eviscerar todos los beneficios y protecciones ganados por la clase trabajadora a través de más de un siglo de lucha social.

Los medios de información controlados por las corporaciones son cómplices del crecimiento de la desigualdad y la pobreza. Este impactante e inquietante informe de la ONU, que habla francamente de los inmensos niveles de desigualdad económica y miseria en Estados Unidos, refleja la dura división de clases que domina la vida social y política de los Estados Unidos, apenas ha sido reportado por los medios de comunicación, audiovisuales o impresos. Mientras tanto, los mismos medios de comunicación están dedicando una cobertura interminable a las acusaciones de acoso sexual hechas en su mayor parte por mujeres adineradas y privilegiadas contra figuras prominentes en los mundos del entretenimiento, las artes y la política.

Por Eric London
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s