El “Amigo” de la comunidad peruana NJ en su hora más critica

El senador demócrata por Nueva Jersey, Robert Menéndez, podría terminar su carrera política y acabar en la cárcel, si se comprueba, entre otros cargos, que a solicitud de su “amigo” Salomón Melgen, intervino para que se les otorgaran visas a tres bellas damas: una sensual brasileña que posó desnuda en una revista, una aspirante a actriz ucraniana que ansiaba cirugía plástica y una modelo dominicana a quien la embajada estadounidense en Santo Domingo originalmente le había negado el permiso por no poder comprobar ingresos ni oficio.
Así, el influyente legislador de 63 años, uno de los tres senadores latinos, todos de origen cubano, que tiene la Cámara alta, contribuyó, dicen las autoridades, a integrar el harén del oftalmólogo millonario Salomón Melgen, de Florida, a cambio de casi un millón de dólares en regalos, aviones privados, viajes de lujo, rondas de golf y contribuciones a sus campañas políticas. Menéndez, por lo pronto, ya le devolvió 53 mil dólares gastados en vuelos que, admite, no debió haberle aceptado.

Senator Bob Menendez arrives to face trial for federal corruption charges with his children Alicia Menendez and Robert Melendez, Jr. at United States District Court for the District of New Jersey in Newark
El 6 de septiembre inició en Newark, Nueva Jersey, el juicio por corrupción contra el senador estadunidense “Bob” Menéndez. Por primera vez en treinta y seis años es sentado en el banquillo un miembro del Senado de Estados Unidos. De hecho, salvo casos de traición durante la Guerra Civil, únicamente cuatro senadores en funciones han sido condenados por un tribunal en la historia del país.
Menéndez ya perdió tres apelaciones para que se desestimaran los cargos que se le imputan. Dos ante la Corte Federal de Apelaciones y una ante la Corte Suprema, la definitiva.
Según la acusación, Menéndez se reunió con altos funcionarios del programa de asistencia pública sanitaria Medicare, con el propósito de que el médico no tuviera que pagar millones de dólares a la agencia. Los fiscales argumentan que Melgen le costó al Medicare, las aseguradoras privadas y los pacientes entre US$65 millones y US$150 millones al diagnosticar mal y maltratar a decenas de personas con degeneración macular húmeda. En algunos casos, facturó para el tratamiento de prótesis y ojos ciegos. Una acusación tan grave equivale casi a treinta años de cárcel y es lo que ha hecho que expertos legales adelanten la teoría de que Melgen -como hizo Menéndez en 1982 con relación a Nusto- puede haber llegado a un acuerdo con la justicia para declarar contra el legislador y ver así su condena considerablemente reducida. También hizo que funcionarios del Departamento de Estado gestionaran visados para amigas de Melgen. La fiscalía sostiene que al menos seis de los asistentes del senador, pagados por el gobierno y, consiguientemente, por los impuestos de los contribuyentes, hicieron llamadas y enviaron cartas a su nombre, solicitando visas para las jóvenes de 20, 22 y 27 años que su amigo Melgen, casado y de 60 años, quería traer. Las tres son ahora residentes legales de los Estados Unidos.

bob menendez4

El senador, acusan los fiscales, también hizo gestiones con el ente de aduanas estadunidense para que Melgen se beneficiara de un contrato por 500 mil dólares para servicios de seguridad portuaria en República Dominicana. Menéndez fue también acusado en otra ocasión de disfrutar en el país caribeño de los favores de prostitutas menores de edad facilitadas por Melgen. Pero su prontuario delictivo comienza casi con su carrera política. El hoy legislador se libró de la cárcel en 1982 cuando aceptó un trato con los fiscales federales para declarar contra su mentor Bill Musto, entonces alcalde de Unión City (New Jersey), en medio de una investigación sobre una pestilente trama de corrupción política en el condado de Hudson.
Si ese fuera el caso, Menéndez la tiene muy difícil. El poderoso senador demócrata, nunca imaginó que podría verse con un pie en la cárcel del sistema que lo ha prohijado y enriquecido. En la mejor de las alternativas, su carrera política está acabada.
¿Qué dicen ahora sus amigos de la comunidad peruana? Los “seudos” lideres que; como sucedió con el ex gobernador Joe Corzaine, brindaban y se tomaban fotografías, en las reuniones institucionales donde lo nombraron “padrino” orgullosos con su presencia – del ahora senador caído en desgracia.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s