La Física demuestra la existencia de una Red Centralizada de Control Global

manejo del control global

Por Luis Miranda

REAL AGENDA

Olvídese de la palabra conspiración cuando se trata de explicar cómo la globalización o el control centralizado convierte al mundo en un ambiente extremadamente inestable donde la gestión centralizada es posible, y donde un estornudo de uno de los controladores acaba sacudiendo la mitad del mundo. Además, olvídese de las etiquetas “teoría de la conspiración” y “teórico de la conspiración” al querer insultar a la gente que cree en algo que la física ha demostrado que existe.

Lo llaman el Nuevo Orden Mundial, el Viejo Orden Mundial, la cábala de hombres anglosajones locos que quieren controlar todo, o simplemente lo llaman el producto de la auto-organización. Lo que importa es que la existencia de una red global de control corporativo se ha demostrado más allá de toda duda. Un estudio titulado La Red de Control Corporativo Global, fue el primer análisis completo de las complejas redes económicas que han visto la economía como uno podría ver una bandada de pájaros, insectos o conexiones cerebrales para entender cómo un pequeño grupo de personas realmente controla lo que sucede en el mundo.

Con el fin de entender cómo un mundo totalmente interconectado es más vulnerable a un colapso sistémico, los autores utilizaron herramientas que se encuentran en la física para analizar las complejas relaciones entre las empresas transnacionales y cómo la propiedad de esas empresas influye en lo que pasa con la economía en todo el mundo. Pero el estudio va más allá de fórmulas y fracciones. Ellos aplicaron fórmulas para entender cómo una red global de control corporativo verdaderamente infecta todo – para mal como ya hemos experimentado – en su análisis de los sistemas complejos, que en la mayoría de los casos son estudiados por la suma de sus partes, pero no su interconexión.
Como se descubrió, las partes de un todo, los elementos individuales del sistema económico mundial no son los elementos más importantes para el estudio cuando se trata de averiguar por qué un mundo globalizado es de hecho uno más vulnerable. Es la influencia ejercida por los poderosos miembros de la red económica compleja que determina lo que nos pasa a todos como unidades que dependen de lo que se decida por personas de quien nunca hemos oído hablar o conocido personalmente.

¿Cómo es la red global de control de las corporaciones operan?
Lo que los investigadores Stefania Vitali, James B. Glattfelder y Stefano Battiston hicieron fue utilizar fragmentos de la realidad, los transformaron en fórmulas matemáticas, cambiando esa realidad de su estado natural a un estado formal. Un hallazgo curioso de cómo una red global corporativa controla todo es que los datos utilizados para determinar el grado de influencia que unas pocas corporaciones ejercen sobre el resto de nosotros ha estado disponible durante años, pero ningún estudio se ha realizado para encontrar lo que encontraron. De hecho, si hay algo cierto acerca de la manera en que la realidad se forma, es que los controladores se esfuerzan por ocultar la realidad de los hechos detrás de velos nubosos y conclusiones subjetivas para distraer a la gente y mantener su sistema de control de funcionamiento desde las sombras. Pero una vez que la “verdadera” realidad es decodificado por la física sin la influencia de dogmas, los velos simplemente desaparecen.

Una de las razones por las que es tan difícil entender la realidad, es que la gente suele verla como un todo, no como la suma de sus partes, o como la red de vínculos que unen a los diferentes nodos y numerosos enlaces o componentes. Para esto, se tiene que pensar en tercera dimensión, para usar un término popular. Para entender cómo funciona realmente el mundo, es necesario estudiar las reglas simples de interacción en vez de mirar los componentes del conjunto. El sistema global, a través de la interacción de sus componentes, muestra patrones que nos permiten predecir los resultados de esas interacciones. Así es como la gente detrás de las corporaciones de minería de datos, como Google o Facebook, por ejemplo, utilizan los superordenadores a los comportamientos mapeados para “predecir” lo que el futuro será y lo que la gente puede o no puede hacer.

Lo que los investigadores hicieron fue estudiar las interacciones entre los componentes para poder determinar cómo y por qué estos componentes influyen en el mundo, sobre todo cuando se trataba de la economía. Cada nodo representa un individuo, una corporación, mientras que las líneas que unían los nodos representaron las interacciones que se produjeron específicamente en redes económicas. “El estudio que publicamos fue el primer análisis amplio de las redes económicas”, dijo James B. Glattfelder, uno de los investigadores en una conferencia de TED en Zurich. Entonces, ¿por qué nadie ha llevado a cabo un estudio como este antes?

Glattfelder y sus colegas examinaron en detalle las redes de propiedad, donde los nodos representan individuos, corporaciones o gobiernos, los vínculos entre estos nodos y los porcentajes de participación de los individuos, empresas y gobiernos que han determinado el valor de la empresa en función de sus ingresos operativos. Los investigadores determinaron cuanto de B es propiedad de A para saber cuanta influencia A tiene sobre B y todo lo que está conectado a ella. Pues sucede que las redes de propiedad revelan patrones sobre las relaciones accionariales.
La relación directa entre las redes de propiedad y control es tal, que es posible descubrir quiénes son los actores clave, ¿Cuánta influencia que ejercen, tanto si actúan solos o en combinación con otros actores clave, y lo que es la distribución general de control . Estas relaciones en última instancia revelan que realmente controla el mundo.

¿Quién controla el mundo y qué significa este control para la estabilidad del mundo?
Cuando la globalización se introdujo por primera vez como un modelo para el desarrollo, este fue pintado como la mejor manera de promover el crecimiento y la igualdad tanto como Al Gore promovió la implementación de tratados de libre comercio como la mejor manera de tener acceso a los mercados extranjeros, a pesar de que en la práctica significaba la desindustrialización completa de los Estados Unidos.

En realidad, sin embargo, la globalización hace que sea más fácil para los controladores dominarlo todo, lo que hizo que la economía global se tornara más propensa al riesgo sistémico, debido a que una decisión tomada en Bruselas o Washington podría afectar precios, mercados, la oferta y la demanda en todo el mundo. En cierto sentido, el mundo se volvió muy conectado para dejarle entrar en crisis.

Justo como los controladores lo planearon, el alto grado de conectividad les permitió llevar a cabo sus negocios, mientras que al mismo tiempo propagaron inestabilidad en todo el sistema. En sintesis, los controladores deciden qué hacer y cómo influir en el mundo para su propio beneficio.

Con el fin de establecer la relación entre los principales actores y cómo esta puede moldear el paisaje económico, los investigadores tomaron una muestra de 13 millones de relaciones de propiedad con un enfoque específico en las empresas transnacionales. En su investigación, encontraron un total de 43.000 corporaciones transnacionales influyentes, las cuales fueron estudiadas junto con los 13 millones de relaciones de propiedad entre los accionistas. El resultado de estas relaciones proporcionó un total de 60.000 nodos (individuos, empresas, gobiernos) y 1.000.000 de enlaces.
Todos los nodos y enlaces se pueden visualizar como una periferia de los principales actores que trabajaron en torno a un centro más influyente. El centro influyente, es compuesto por el 75% de corporaciones o individuos que mueven los hilos.

Este porcentaje incluye unos 460.000 miembros. En algún lugar de ese centro, los investigadores también identificaron un núcleo con 1.300 nodos o miembros con relaciones aún más interconectadas. Según Glattfelder, tan sólo el 36 por ciento de las empresas transnacionales se agrupan en el núcleo y son capaces de controlar hasta un 95 por ciento de los ingresos totales de la economía mundial.

La siguiente pregunta que los investigadores se hicieron fue, ¿cómo puede el control de los ingresos traducirse en control global? En el mundo de hoy, no es un secreto que el dinero habla, el dinero compra votos, construye círculos de influencia y en muchos casos simplemente da derecho al voto.
El derecho al voto en manos de unos pocos, permitió a los investigadores calcular el control que un individuo recibe de acuerdo con el numero de acciones de las que es propietario o de las relaciones que tiene dentro de su propia empresa o en un grupo de empresas. Por lo tanto, la mayoría simple en la propiedad de una persona permite el control de una empresa, pero también permite el control y la influencia en otras empresas. Si se sigue este patrón, el resultado final es claro: propiedades múltiples permite la expansión del control e influencia que se tiene, y lo que es más importante, permite a un grupo selecto de personas decidir qué se hace, cuándo, cómo y por qué.

El grado de control sobre el valor de las transnacionales se traduce en un cierto grado de influencia que luego se convierte en un control centralizado. Esa es la razón por la que los controladores son capaces de imponer su voluntad a pesar de que la mayoría, aquellos que operan fuera del núcleo, o incluso fuera del centro, se oponen fuertemente a sus ideas. El cuadro pintado por el estudio de la Red de Control Corporativo Global, confirma cómo el monopolio y los monopolistas trabajan.

Después de calcular los resultados de su estudio de control de la propiedad, los investigadores descubrieron que 737 accionistas principales (individuos, empresas o gobiernos) o 0,123 por ciento del total, controlan el 80 por ciento del valor de las corporaciones transnacionales.

El estudio también mostró que la mayoría de los miembros y actores clave que figuran en el 0,123 por ciento son instituciones financieras ubicadas en los Estados Unidos y el Reino Unido. Cuando los investigadores analizaron los datos más de cerca, se enteraron de que tan sólo 146 propietarios de las grandes corporaciones o 0,024 por ciento del total, son capaces de controlar el 40 por ciento del valor generado por las empresas transnacionales.
El estudio concluye que el alto grado de control mostrado en la investigación es muy alto para cualquier estándar conocido. El alto grado de interconectividad creado por los controladores que son dueños de una parte significativa de sectores completos de la economía mundial plantea riesgos sistémicos significativos.

Esta es la razón por la que a los políticos y banqueros se les ocurrió crear la frase “demasiado grandes para quebrar”, porque están tan fuertemente invertidos en el sistema de control global que cualquier cambio drástico de la política gubernamental o decisiones empresariales puede resultar en un cataclismo mundial del cual ni ellos ni las personas comunes pueden sobrevivir.
Es importante decir que la existencia de la actual interconexión no es un resultado del azar, pero la meta de por lo menos 50 años de luchas políticas e ideológicas entre muchos sectores que buscaban la mejor manera posible de controlar tanto como pudieran ser capaces para dirigir la política en la dirección que más beneficiara sus intereses.

La estructura revelada por el estudio puede ser el resultado de la auto-organización, como el señor Glattfelder señala, pero esta auto-organización no es algo que ocurrió al azar. Los individuos, organizaciones, corporaciones y gobiernos conscientemente determinar cómo organizarse para aprovechar al máximo su poder e influencia, y en el caso de la red mundial de control corporativo centralizado no es la excepción.

Si la actual red centralizada de control global depende de las reglas de interacción en el sistema global y las reglas de interacción son establecidas por familias o grupos de personas que han controlado la sociedad durante siglos, y que generación tras generación han determinado el camino que la humanidad debe seguir, entonces la existencia de la red mundial de control centralizado es de hecho el resultado de una estructura que se maneja de arriba hacia abajo.

Independientemente de si el actual sistema de control es una conspiración global o no, es realmente importante es identificar quiénes son los que mueven los hilos, cómo ejercen influencia a través de sus relaciones y que es lo que esto significa para el resto de nosotros. Gran parte de su plan ya ha sido descubierto por investigaciones independientes que casualmente coinciden en un punto: Los miembros del núcleo no quieren que el resto de nosotros vivamos junto a ellos. Esto es algo que lo han dicho ellos mismos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s