La violencia define a la cultura norteamericana

 

 

Por Saul Landau

 

 

De niño yo jugaba a la guerra (los vaqueros matando a los indios). Mis amigos y yo nos matábamos unos a otros de manera rutinaria, con armas de juguete, por supuesto. En mi vecindario del sur del Bronx, los pandilleros de más edad tenían armas verdaderas y a veces se mataban unos a otros. ¡Cómo en el cine! Los dibujos animados que yo adoraba de niño estaban llenos de violencia, así como las películas de guerra que Hollywood producía en masa para hacer propaganda a favor de la guerra real contra Alemania y Japón.

Cuando James Howe mató a 12 personas e hirió a casi 60 más en un cine de Colorado, sentía la nueva violencia entrar a mi cuerpo, como si una masajista me hubiera engrasado con hostilidad líquida antes de comenzar el masaje. La agresión penetró mis poros, inundó mi cerebro y cubrió las células de mi cuerpo. Mientras que los medios informaban acerca del número de disparos realizados, los tipos de armas que poseía el asesino y la anatomía del apartamento de Holmes sembrado de trampas con explosivos, el presidente Obama y al aspirante Romney pronunciaban insulsas declaraciones acerca de la necesidad de la oración y de consolar a las familias de las víctimas. Ninguno de los dos mencionó el control de las armas de fuego o la cultura de la violencia que define a Estados Unidos. Para la Asociación Nacional del Rifle (NRA) y muchos de sus miembros, la libertad parece igualarse con la posesión de armas de fuego.

La violencia, más norteamericana que el pastel de manzanas y el béisbol, se ha convertido en un importante tema social y en un serio problema de salud pública. Casi a diario alguien mata a otro en incontables áreas metropolitanas. Las familias sufren, la policía dice que está investigando y los periódicos y las emisoras de TV obtienen noticias de primera plana. Yo, como decenas de millones, vemos las noticias sangrientas de la TV y caemos fácilmente en el pozo fascinante de las repercusiones y consecuencias de la violencia. Pero los medios no analizan ni buscan asuntos subyacentes en Aurora o en actos tan horripilantes como este. En su lugar, los utilizan para vender programas noticiosos, periódicos y obtener anunciantes.

Es más, los medios nos empapan con la cultura de la violencia. En los filmes de Hollywood y de la TV, la muerte violenta se ha convertido en la única fórmula para obtener la retribución adecuada. Los villanos fílmicos sufren horribles finales –justicia fílmica. La violencia como metáfora cultural viene bien a un país que durante décadas ha vivido en guerra perpetua apoyada por los dueños de la economía de guerra.

La carnicería de Aurora se desarrolló después de las masacres de la escuela secundaria de Columbine, Virginia Tech, Fort Hood y el supermercado en Tucson, Arizona, y los tiroteos más recientes en Chicago y Tuscaloosa. Como este es año de elecciones, no hemos oído llamados generales a favor de una legislación que limite la venta de fusiles de asalto, ni hemos oído una crítica justificable de las perniciosas políticas de la NRA. En su lugar, el público norteamericano ha sido inundado con cifras acerca de la violencia con armas de fuego, que van desde el hecho de que diariamente mueren 84 personas por armas de fuego hasta la horrenda estadística de que en nuestro país anualmente se producen 30 000 muertes relacionadas con armas de fuego. Compárese nuestro uso de las armas para matar a personas con las 58 en Gran Bretaña. Las armas de asesinato en masa se han convertido en el tesoro adorado de millones de norteamericanos que abandonan evidentes políticas de interés propio ante la menor señal de que un político propone controlar la posesión de armas de fuego. La NRA ahora tiene en un puño institucional al Congreso y al presidente mientras acopia dólares de manos de las fabricantes y reparte su Pablum sádico como un evangelio cristiano (Jesús hubiera tenido un gran arsenal en su hogar) para que lo coma la sociedad norteamericana. Pero la violencia en Estados Unidos trasciende el control de las armas.

La violencia define a la cultura norteamericana. Vean los dibujos animados para los niños o cualquier programa “dramático” y oiga las imágenes y sonidos de la agresión contra otros. La política exterior de EE.UU. propone la violencia como solución a los problemas. Bombardear a Kosovo y a Libia. Invadir a Iraq, o a Siria ahora. Bombardear a Irán. Los filmes de Hollywood, el hockey y el football norteamericano profesionales, los juegos de video, todos exprimen la muestra de violencia para atraer al público a su medio primario de entretenimiento. La brutal dominación masculina se ha convertido en una estética en el “entretenimiento” norteamericano. Los medios venden la violencia de la misma manera en que la violencia conforma el discurso político. En Hollywood, apenas algún filme se dirige a los teatros sin la pelea y el sonido de un puño golpeando un rostro, una bala destrozando un cuerpo o un auto empujando a otro auto fuera del camino. Nuestro sistema carcelario que crece sin cesar, con sus primos industriales, va en paralelo con la militarización de las fuerzas policiacas locales. El presidente encabeza el “comité de asesinatos en el exterior” que decide quienes serán atacados hoy por los drones. Como invadimos y ocupamos de manera rutinaria otros países, nos hemos acostumbrado a la guerra permanente, y nuestros jóvenes conocen las armas de fuego y las han usado contra otros en el Medio Oriente. El sargento mayor Robert Bales acribilló a unos 15 afganos, suponemos que por causa de sus traumas de guerra. Es más fácil atribuir al estrés de la guerra el motivo para los asesinatos en masa que averiguar por qué cada un par de meses alguien comienza a disparar a otros en la calle, en un centro comercial o en un cine.

La violencia estatal se oculta tras un manto de legitimidad. En aras de nuestra seguridad, matamos a personas por medio de juegos de drones en video en Pakistán, Yemen y Somalia mientras continuamos ejerciendo nuestra violenta voluntad en el extranjero. En la era de la guerra perpetua, con asesinatos premeditados, el asalto a las libertades básicas y el uso de drones para proteger nuestra seguridad, también experimentamos un duelo nacional cada vez que un “demente” mata a civiles “inocentes” –a diferencia de los que mueren en el exterior como daño colateral. Una alta cifra de bajas norteamericanas ocurre como una estadística paralela a los actos violentos iniciados en el extranjero. Los soldados norteamericanos matan a civiles afganos. “Equipos de asesinato” norteamericanos merodean por el campo y pudiéramos preguntarnos por qué algo de esta cultura de matar pudiera contaminar nuestros hogares. Nuestro presupuesto militar vincula literalmente al país a la guerra y a una economía de guerra.

Las minorías son acusadas de los crímenes violentos. Diariamente leemos acerca de prisioneros (en su mayoría negros) que son condenados a muerte. Pero nada sucede a las personas que diseñan armas automáticas, a no ser cuando las recompensan por hacer un buen trabajo. Sus jefes, los magnates primordiales culturales, crean violencia para obtener ganancias. Ellos sirven de inspiración a la moderna cultura norteamericana.

Ahora oremos, pero mantengan su arma lista en el cine, donde puede que la necesiten la próxima vez que alguien se empape demasiado de nuestra cultura violenta y decida desempeñar el papel del Joker durante una proyección de Batman o lleve a la calle la violencia de los dibujos animados.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s