Un ladrón en la sala

Por Saul Landau *

Un elefante delincuente destroza la sala norteamericana. Pero en vez de impedir las travesuras criminales, la gente y los funcionarios elegidos lo saludan, lo elogian y lo honran, y lo mantienen junto a nuestro corazón y a nuestras billeteras. ¿El nombre del sinvergüenza? El Departamento de Defensa. Gracias a inteligentes equipos de Relaciones Públicas, los medios se refieren a sus asesinos y ladrones excesos con elogios a “nuestros valientes hombres y mujeres de uniforme que mantienen viva nuestra libertad”. Hasta hace poco, el Congreso alababa rutinariamente sus “hazañas”. A pesar de que los congresistas dedicaban su atención a reducir la deuda, continuaban financiando guerras costosas y el desarrollo de sistemas futuristas de armamento; algunos se retorcían las manos en desesperación por la insuficiencia de fondos para mantener la infraestructura básica.  (…)  Ver Articulo…

 

Miembro del Instituto de Estudios para Políticas. *

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s